Es el título de un artículo de Estrella de Diego en Babelia que aboga por prohibir hacer fotos en los museos (ya está todo en la web si uno lo quiere tener en su PC). Al hacer fotos uno no se detiene a disfrutar de la belleza que tiene delante sino que se dispersa. “En el fondo hacer fotos de cada instante de la vida es dejar de vivirla”. Más vale mirar con calidad las imágenes que dedicarse a hacerse selfies con ellas para que conste que un día estuve allí. Facebook puede esperar, concluye la autora.

1413458850_475747_1413458987_noticia_normal

Anuncios