Soledad Gallego-Díaz en El País Domingo 21-feb-16. p. 13

En la Ue se discute hasta la saciedad lo que no debería tener discusión. Austria simplemente no tiene derecho a decir que solo aceptará 80 demandas diarias de asilo. Los cuatro de Visegrado (Polonia, Hungría, Eslovaquia y República Checa) no tienen derecho a perseguir a su minoría gitana ni a expulsar a los musulmanes solicitantes de asilo. Merkel lo ha dicho claro: “Acabar con la pobreza munidal debe ser difícil; dar de comer a estos niños, no”.

Lo s refugiados tienen derechos. Los estados democráticos están obligados a acogerlos de manera humanitaria: no es una opción ni un tema a debate, pero en la cumbre europea que se acaba de celebrar pasaron seis horas dicutiéndolo.

Churchill, un político que no servía para tiempos de paz, pero sí para tiempos de amenaza, decía que lo que nunca se debe hacer es tratar de huir de un peligro. Así solo se duplica. Por el contrario, si se afronta con prontitud, ese peligro se reducirá un 50%.

Anuncios