“Dichoso usted, que ha logrado las dos cosas que siempre he deseado, vivir en un lugar con una vista hermosa y rodearse de seres inteligentes”. Adda Ravnkilde a Georg Brandes en la única conversación que tuvieron un poco antes del suicidio de la joven escritora danesa.

Una mujer leyendo Ancher

                                                        Una joven leyendo (Maren Sofie Olsen), 1885.   Michael Ancher (1849-1927)

Ahí está resumida la apuesta estética de la joven y el descubridor de Nietzsche en Dinamarca. Lo de vivir en un sitio desde el que disfrutar de la belleza me parece básico. Es decir, no tener que estar continuamente en marcha, en su busca.

A punto de comenzar la primera lectura veraniega, Judith Fürste, de Adda Ravnkilde.
Anuncios