Leyendo el libro de Adda Ravnkilde, Judith Fürste, me encuentro una comparación entre dos terratenientes que lideran una comunidad danesa. El secundario, un tal Felix Restrup (el más poderoso es Johann Banner) es comparado con un moderno Timón que, resentido, vuelve la espalda a su comunidad cuando le llegan tiempos malos al ver cómo ahora le rechazan los que antes le adulaban y exprimían. En realidad no se retira como el auténtico Timón, sino que se pone a buscar otros lugares donde no le conozcan para seguir viviendo bien.

timon-de-atenas

Shakespeare tiene un drama sobre este personaje.

Anuncios