En el año 2006 la revista Time dedicó su famosa portada a homenajear a la figura emergente del tiempo actual: cualquiera de nosotros, el hombre y la mujer normal que se manifiesta en las redes sociales y que aparece y desaparece en un ir y venir de toques, me gusta y dice lo que piensa en menos de 140 caracteres. Ya de Instagram ni hablo.

En 2004 ganó Bush, mientras que el soldado estadounidense fue reconocido en 2003. No es la primera vez que Time nombra a un colectivo como persona del año, lo que ya ocurrió en 1966, con la generación de menos de 25 años, y en 1975, con las mujeres estadounidenses, y en 2003 el Ejército. Ni siquiera tiene por qué ser persona: en 1982 el elegido fue el ordenador. La revista elige desde 1927 a la persona o las personas con mayor influencia social y entre los galardonados más polémicos se encuentran Adolf Hitler, en 1938, y el ayatolá Jomeini, en 1979.

 

Anuncios